Velas: Un elemento mucho más que decorativo

En la actualidad, las velas tienen un uso completamente diferente al que se le daba hace un par de siglos, pues con la llegada del gas en 1860 y posteriormente de  la luz eléctrica, la manera de iluminar los espacios cambió radicalmente.

Las velas han formado parte de la historia desde la edad de piedra, pues de alguna forma debía el hombre de las cavernas, alumbrar sus noches. La cultura egipcia iluminaba casas, templos y lugares públicos con lámparas de barro de mecha de papiro empapada en aceite vegetal, que sustituyó en su momento a la grasa y sus desagradables vapores. También la civilización griega y el Imperio romano emplearon asimismo este sistema, aunque sustituyeron la lámpara de barro por otras de bronce con mechas de estopa o de tela.

Con el paso del tiempo y de los avances, las velas también fueron evolucionando y atrás fueron quedando los días en los que se quemaba cualquier materia combustible a mano: grasa animal, aceite de pescado, aceites vegetales, para comenzar a utilizar materiales diferentes que fueran no solamente más duraderos, sino que fueran más estéticos. Leonardo da Vinci creó una lámpara de alta intensidad consistente en un cilindro de vidrio que contenía aceite de oliva y mecha de cáñamo, artilugio que encajó en un globo de cristal lleno de agua, lo que ampliaba el resplandor de la llama, esto no solamente le permitía mejor iluminación, sino que era mucho más bonito a la vista y también mucho más funcional.

La evolución de las velas, permitió que la materia prima “definitiva” fuera la parafina, sin embargo, con el tiempo se ha demostrado que este tipo de velas, pueden ser nocivas para la salud. La parafina es un subproducto de la industria de la refinería de petróleo, restos de residuo de petróleo refinado. La industria del petróleo es contaminante en todo su ciclo de vida, desde su extracción y transporte, hasta su uso y desecho.

En el caso de las velas de parafina, además de depender del petróleo para existir, generan las mismas sustancias tóxicas en el aire de tu casa. Según la Asociación Americana del Pulmón, las velas de parafina podrían emitir cantidades significativas de tóxicos en el aire del interior de un hogar, pues el humo de este tipo de velas de parafina contiene compuestos químicos peligrosos como la acetona, el benceno, el tolueno y el tetracloruro de carbono, todo esto puede afectar especialmente a personas con problemas respiratorios, niños y animales domésticos. Sin embargo, eso no significa que debamos desecharlas definitivamente, siempre y cuando sepamos que su uso debe ser uno consciente y responsable con nuestra salud, igualmente, existen otros tipos de velas, con los que podemos evitar esos efectos negativos, como lo son:

  • Velas de soja: Son las más populares hoy en día, porque la cera hecha con soja se puede mezclar con diferentes aceites esenciales para dar aroma. Además, la soja se quema muy lentamente y es una de las opciones más naturales y saludables porque apenas deja residuo (humo).
  • Velas de aceite de palma: Resultan muy ecológicas, igual que las velas de soja, porque son biodegradables. También mantienen bien los aromas y no se funden con demasiada celeridad. Son bastante económicas.
  • Velas de cera de abeja: Son la opción más común, aparte de las velas de parafina. Desprenden olor a miel y tardan en fundirse, por lo que pueden durar muchas horas. No emiten humo ni sustancias tóxicas, sino todo lo contrario: sus iones negativos reducen las sustancias contaminantes que hay en el aire, y también el polvo, por lo que se recomiendan para personas con asma y alergias.

En la actualidad, el uso de velas es generalmente decorativo, y en caso de emergencia, sin embargo si queremos ambientar nuestros espacios con velas, lo ideal es hacerlos con unas que no solamente le proporcionen belleza al lugar donde se encuentren, sino que en caso de que se utilicen, hagan el menor daño posible, tanto a nuestra salud, como al espacio.

Para ello, contamos con el equipo de Velas Mas Roses, quienes nos cuentan no solamente cómo hacer de las velas un complemento decorativo, sino cómo hacerlo de la forma más sana.

Las velas en la decoración según el Feng Shui

La iluminación es fundamental para que cada espacio o cada celebración tenga no solamente un punto atractivo, sino también un punto estético importante. Las velas, suelen ser utilizadas para resaltar la decoración de cualquier espacio y no solamente de forma visual, sino con su luz propia y sus olores variados, haciendo de ellos unos donde se disfrute el tiempo.

En el caso de las velas aromáticas, hay que considerar que los aromas son muy personales, y que dependen de los gustos de cada persona, pues evocan diferentes recuerdos para cada una de ellas, algunos prefieren los aromas ligeros, como los cítricos y las hierbas, mientras que otros se inclinan más por las fragancias más densas, como el sándalo.

Según el Feng Shui, las velas sirven para aportar energía vitalizadora al alma y además al cuerpo, de la misma forma logra eliminar la negatividad que pueda dañar el hogar. En el Feng Shui las consideran propietarias del elemento fuego, ya que tienen la fuerza necesaria para expulsar o cambiar  cualquier energía que influya negativamente en el ambiente, por ello, es importante que estas sean colocadas de una manera específica, ya que tanto por el color, como por la ubicación que se le den, tienen diferentes significados y funciones:

Según la orientación de las velas 

El lugar donde colocar las velas dependerá del área sobre la que quieras trabajar: la familia, los negocios, el amor, la prosperidad y demás, a partir del mapa de orientación básica del Feng Shui

  • Norte: Atraen la buena energía y te ayudan profesionalmente.
  • Sur: Atraen el éxito, la fama, reducen la angustia y también la ansiedad.
  • Este: Fomentan armonía y además logran energías curativas en caso de enfermedades.
  • Oeste: Atraen viajes, creatividad.

Según el color de las velas

Cada vela, según su color, unirá el elemento fuego con otro (o fuego solo), saber el significado de los colores según el Feng Shui ya que cada tonalidad tienen su propia vibración, de esta forma podrá ser colocada en sitios especiales de acuerdo a la orientación más apropiada.

  • Negro: Simbolizan lo desconocido y lo misterioso. También absorben la negatividad y la mala vibra de una persona.
  • Amarillo: Sol, optimismo e inteligencia; mejoran la concentración y además estimulan la mente.
  • Verde: Naturaleza, esperanza y serenidad. Es recomendable utilizarlas cuando se desee emprender nuevos caminos o cerrar otros.
  • Rojo: Representan el fuego y la fuerza vital. Se pueden usar cuando anímicamente no estemos en el mejor momento o cuando se pase por una mala racha amorosa.
  • Azul: Representan la mente y el conocimiento. Son las ideales cuando necesites calma.
  • Blanco: representan la pureza y la perfección, estas eliminan las malas vibraciones.

¿Dónde colocar las velas según el Feng Shui?

Lo primero que debemos saber es que las velas siempre sea cual sea la ubicación que se les dé, deben ser encendidas en habitaciones con gente presente, sobre una base de apoyo no ignífuga, lejos de cortinas o telas livianas o elementos que puedan incendiarse, la seguridad siempre es lo primordial, por lo cual, apagar las velas al salir de la habitación es fundamental para prevenir accidentes.

Las velas son ideales para pórticos, habitaciones de huéspedes o en los sectores de entretenimientos e invitados. Los rincones de reflexión pueden aceptar velas, aunque tenues y en ocasiones meritorios. Evita colocar velas en los sitios que más se favorecen del elemento agua o madera, pues podrías contrarrestar la circulación de las buenas energías con la enorme potencia de las llamas.

¿Cómo colocar las velas?

Anteriormente hemos conversado de aspectos a tomar en cuenta cuando hablamos de velas en el Feng Shui, sin embargo, también debemos hablar de cómo colocarlas, de forma que las energías se mantengan en movimiento. Por ello debemos agrupar las velas, por lo general, en números impares para atraer la buena fortuna, o en pares si estamos fomentando el ingreso del amor a nuestro hogar.

Las velas deben ir unidas sobre la misma superficie, sea una mesa, un cuenco, un plato o el elemento que se trate. Procura combinarlas con otras fuentes de luz, tenue, para crear una iluminación pareja en la habitación. Las velas deben estar siempre limpias y en buenas condiciones. Cuando se trata de velas no es necesario cambiarlas constantemente, sin embargo si las hemos utilizado, lo ideal es cubrirlas con papel de seda para evitar la suciedad, y recortar su mecha o pabilo, sin dejar zonas quemadas.

Las posibilidades son infinitas cuando se trata de decorar con velas, se sigan o no las recomendaciones del Feng Shui, las velas son un elemento que a nivel decorativo son fantásticas para crear ambientes y espacios memorables, cálidos, cómodos y agradables, sin importar el lugar donde las ubiquemos, al momento de encenderlas, atraen las miradas de quienes están en el lugar, pues su belleza y elegancia, realzan la decoración del lugar. Lo importante es siempre utilizarlas tomando en cuenta las medidas de seguridad, pues lo primordial es nuestra salud y la de nuestros seres queridos.

Deja una respuesta