La piedra pizarra, ideal para exteriores

Elegir los materiales para las fachadas exteriores, es primordial para hacer una inversión inteligente a la hora de remodelar, reformar o renovar nuestra propiedad, ya que el exterior es lo primero que se maltrata gracias a los cambios ambientales propios de cada zona. Es por ello que elegirlos eficientemente, nos ahorrará a largo plazo inversiones en retocar los espacios.  

Uno de los materiales más eficaces para su uso en exteriores, es la piedra pizarra, y lo es porque aparte de ser dura y muy resistente, tolera los cambios de temperatura formidablemente además de ser impermeable, lo que la hace ideal para la vida a la intemperie. 

Esta piedra posee una naturaleza laminar, lo que significa que posee una serie de capas que se asientan unas sobre otras, lo que hace que sea sencillo de convertir en láminas para su uso de diferentes formas, la pizarra cuenta también con una belleza propia, que a nivel decorativo la hace tan eficaz como útil para la construcción. 

La versatilidad de la pizarra abarca diferentes aspectos, principalmente se utiliza en revestimientos, por los aspectos que comentamos anteriormente, pero sobre todo porque por su carácter resistente, permite su utilización en cualquier ambiente, sin que eso signifique que su uso sea exclusivo para exteriores, por el contrario, cada vez más se utiliza para la decoración de interiores, destacar una pared interna de la propiedad, o modernizar el cuarto de baño con pizarra, puede hacer una gran diferencia en la decoración interna de nuestro hogar.  

Es por eso que nuestros amigos de Pizarras y Derivados Ardoises Despagne especialistas en la comercialización y distribución de piedra pizarra, nos cuentan las ventajas de su uso en suelos exteriores:   

Sencillo de instalar 

La pizarra es de fácil instalación, lo que genera una optimización importante del tiempo de trabajo, la mano de obra y de materiales. Todos estos aspectos importantes a la hora de iniciar un trabajo de remodelación, renovación o reformación.  

El color no se desvanece 

Al elegir pizarra, estamos eligiendo una piedra que no perderá su color con el paso del tiempo, puesto que su propia naturaleza lo mantendrá inalterable. Una gran ventaja de esto, es que al estar en exteriores y ser sometido al maltrato ambiental, no perderemos la estética que se definió a la hora de realizar los trabajos. La pizarra la podemos encontrar en verde, negro, multicolor con tonos rojizos. 

Acabados pulidos o rústicos 

Puedes encontrar pizarra justo a tu medida, si quieres que la decoración sea rústica o pulida, hay una para ti, y se adapta a las necesidades y gustos que tengas, sea para suelos que tengan mucho uso o para unos más decorativos.  

Es poroso y antideslizante 

Por su naturaleza porosa, la pizarra es antirresbalante y eso para exteriores es maravilloso, puesto que ayuda muchísimo a evitar accidentes, sobre todo en las épocas de lluvia o en las piscinas. Sólo hay que tener cuidado ya que por su porosidad, puede absorber aceites o grasas y mancharse (hay productos para eliminar ese tipo de manchas, pero lo ideal es prevenirlas). 

Mantenimiento sencillo 

Mantener la pizarra no es para nada complicado, más que todo hay que estar pendientes de evitar derramar o verter aceites o grasas que puedan mancharlo, es resistente a una infinidad de productos de limpieza, por lo que no hay que preocuparnos por maltratarla con ellos y es resistente a la aparición de hongos o musgo.  

Económico 

Este punto pudiera parecer engañoso puesto que la pizarra no es de las piedras más económicas del mercado, pero si pensamos a largo plazo, la inversión en pizarra -aunque pueda ser elevada en primer momento-, nos garantizará que más adelante no habrá que hacer mucho por ella, ni reemplazarla en un futuro cercano. No hay que comprar productos específicos de limpieza, ni tratarla con extremo cuidado, lo que sin duda, nos ahorrará mucho dinero en mantenimiento. 

Ahora bien, si hablamos de alguna desventaja en suelos de pizarra en exteriores, es que por su fácil adaptabilidad a las temperaturas, pueden enfriarse o calentarse bastante. Por lo cual, lo más recomendable es ir siempre calzado de forma que se puedan minimizar los accidentes, sea por quemadura o para evitar las bajas temperaturas al caminar en los meses fríos.  

Sin embargo, la pizarra no es la única piedra natural que puede utilizarse, y dependerá mucho de la tendencia que decida utilizarse tanto para la decoración de interiores como de exteriores de la propiedad, considerando las dimensiones y los espacios de los que disponemos, ya que la tendencia universal es la optimización y funcionalidad de los mismos.  

Lo importante es que sepamos que sin duda alguna, la pizarra es una opción que podemos tomar, sobre todo en lo que se refiere a exteriores desde el punto de vista estético, funcional y económico, sin distinción de si queremos algo muy elegante de acabados pulidos o si estamos buscando algo más rústico y natural.  

La decoración y la higiene, las mejores aliadas para proyectar la imagen corporativa de una entidad

Hay aspectos que, tanto en la vida personal como en la profesional, nos ayudan a proyectar la imagen que queremos que se desprenda de nosotros y nosotras. En una sociedad como en la que vivimos, caracterizada hasta la saciedad por un elemento como lo es la imagen, potenciar y cuidar de esta imagen es una de las recomendaciones más grandes que os podemos hacer, ya sea desde el ámbito personal o ya sea desde el empresarial. En ese caso, la empresa se personaliza y también necesita que su imagen sea proyectada hacia el exterior. 

Para ello, hay una ciencia que es fundamental y que no podemos obviar. Se trata, sin lugar a dudas, de la ciencia de la decoración, que es una de las mejores maneras de «vestir» esa imagen que queremos dar de nosotros mismos o de la entidad a la que estamos representando. Se trata de una ciencia que es útil pero que lleva asociadas una serie de cuestiones que no todo el mundo entiende o desarrolla. Una de ellas, sobre la que va a girar el resto de este artículo, es la que tiene que ver con la limpieza y la higiene. 

Y es que la decoración no se entiende sin higiene ni sin limpieza. Ni que decir tiene que esto es evidente desde el punto de vista personal. Pero es que también es realmente importante a nivel empresarial y profesional, sobre todo en lo que respecta a los espacios que son propios de la propia entidad que trata de desarrollar su imagen. Y es que, por mucho que decoremos nuestras instalaciones, si no somos capaces de cuidarlas y mantenerlas limpias no habremos conseguido absolutamente nada. Creemos que eso es lógico y que todas las personas que estéis leyendo estas líneas estaréis de acuerdo. 

Prácticamente todos los expertos en marketing han destacado, en algún momento de su carrera, que la decoración de un espacio es una cuestión que va directamente ligada a la higiene del mismo y que, si no existe la segunda, la primera no habrá servido para nada. Esta hipótesis la hemos confirmado muchas veces, pero especialmente importante han sido las palabras de los profesionales de Stocknet Vallés, una entidad dedicada a la limpieza industrial y de diferentes espacios, que nos han comentado que, en los últimos tiempos, ha crecido de una manera importante el número de empresas que ha depositado su confianza en ellas para tratar de mantener cuidado y bien limpio el entorno que previamente se han encargado de decorar con su imagen corporativa. 

La mayoría de las pymes confía más en la higiene que en la decoración

Hay que decir que, cuando hay que elegir entre higiene y decoración, la mayoría de la gente prefiere mantener la higiene y la limpieza en el lugar de trabajo. Es algo lógico. Y es que, de no ser así, probablemente no solo podríamos enfrentarnos a problemas de productividad en la entidad, sino que, además, podrían existir problemas de salubridad, algo que ya pasa de castaño a oscuro. Una noticia que fue publicada por el diario 20 Minutos informaba, de hecho, que el 80% de los españoles gasta menos de 1.000 en decoración a lo largo del año. 

La Navidad, el momento ideal para decorar 

Hay una época en el año, sin embargo, que es idónea para todo lo que tiene que ver con la decoración de un espacio. Hablamos, como no podía ser de otra manera, de un momento como lo es la Navidad. Al igual que es el momento del año en el que el gasto de las familias es más grande, también lo es el gasto en decoración de las mismas. Y en las empresas ocurre exactamente lo mismo. Si hay que decorar, el periodo navideño es siempre el más indicado. 

Son muchas las empresas que, de hecho, aprovechan el mes de diciembre para darle una vuelta a la decoración de sus locales. No es para menos. La decoración también vende en estos casos y si, además, hemos sido capaces de mantener cuidado y perfectamente limpio nuestro establecimiento a lo largo del año, es bastante probable que el lugar cumpla con las condiciones ideales para aumentar el volumen de ventas, para potenciar su imagen o para garantizar que los trabajadores que lo habitan disponen de todos los medios para ser lo más eficientes posible. 

Elementos como de los que hemos venido hablando van a seguir siendo de lo más importantes por muchos años que pasen. A nadie le cabe ninguna duda al respecto. Y es que la decoración o la limpieza de un lugar son las mejores maneras para vender lo que se hace dentro del mismo. Desde luego, son muchas las personas que pueden asegurar que, manteniendo cuidado este tipo de detalles, las cosas funcionan o tienen más probabilidades de hacerlo. Y la verdad es que merece la pena intentarlo, ¿no creéis?