The World Votes

Todo lo que debemos saber sobre la cirugía bucal

La odontología es una de las ramas de la medicina que más temor y rechazo le genera al paciente. Mucho de esto tiene que ver con que los sonidos, los olores y la sensación de vulnerabilidad es bastante incómoda y eso es algo que no podemos negar. Pero a su vez, mucha de esta angustia que genera la atención odontología viene basada en la desinformación y los mitos que la rodean.

La odontología es una de las ramas de la medicina que más temor y rechazo le genera al paciente. Mucho de esto tiene que ver con que los sonidos, los olores y la sensación de vulnerabilidad es bastante incómoda y eso es algo que no podemos negar. Pero a su vez, mucha de esta angustia que genera la atención odontología viene basada en la desinformación y los mitos que la rodean.

Por eso es fundamental compartir información que pueda ser de ayuda para las personas y que de esta manera sean más conscientes de la importancia de la atención odontológica preventiva y correctiva. Pensando en ello, conversamos con los especialistas de Clínica Dental Polident Tomares para que nos indicarán cuáles son algunos de los procedimientos que más temor generan, para que nos ayudarán a solventar las dudas del mismo. En este caso, los especialistas consideraron importante compartir con nosotros todo lo que, como pacientes, debemos saber sobre la cirugía bucal.

¿Qué es la cirugía bucal?

La cirugía bucal es una operación quirúrgica que se realiza en la cavidad oral (dientes, mucosas y tejidos accesorios) para solucionar o extirpar elementos anatómicos patológicos. Las cirugías bucales normalmente se realizan en la misma clínica dental y no requieren en general grandes intervenciones por lo que pueden ser llevadas a cabo con técnicas de anestesia local.

Existen casos en los que la intervención no puede darse en la clínica dental, si se trata de cirugías muy amplias o porque así lo aconseje el estado del paciente, la intervención será en quirófano, bajo anestesia general.

¿Qué profesional está autorizado para realizar cirugías bucales?

Dentro de la odontología hay muchas ramas, en el caso de este tipo de intervenciones, es el cirujano bucal el único especialista que puede realizarlas, ya que tras graduarse en Odontología (5 años), amplía sus conocimientos con una formación complementaria de 3 años más a tiempo completo, dedicados exclusivamente a la cirugía bucal.

El cirujano bucal está considerado como el profesional más competente y adecuado para efectuar la cirugía dentoalveolar, que incluye las extracciones complejas de dientes, la implantología, la cirugía de los maxilares y la cirugía de los tejidos blandos de la cavidad oral.

Así pues, su formación y dedicación está completamente vinculada a la cirugía de la boca y lo acredita legalmente para llevarlas a cabo.

¿Cuáles son los tipos de cirugía bucal?

Dentro de la cirugía bucal hay procedimientos diferentes que buscan corregir patologías específicas, en este sentido podemos ver los siguientes tipos de intervenciones quirúrgicas:

  • Cirugía dental para implantes dentales

Este tipo de intervenciones representa la mejor solución para aquellas personas que sufren la ausencia de uno, varios o todos los dientes. Gracias a este tipo de cirugía dental, el paciente recupera la función masticatoria, estética y fonética de su sonrisa, mejorando su calidad de vida y mejorando su autoestima.

En este particular, los implantes de carga inmediata son la técnica más rápida y efectiva para realizar implantes dentales, ya que consiste en colocar el tornillo y la pieza dental en la misma intervención, ahorrando tiempo y facilitando la recuperación del paciente. Para evitar molestias o dolor se emplea la sedación consciente, garantizando que el paciente no sienta absolutamente nada y se mantenga relajado durante toda la cirugía.

  • Cirugía dental en las encías

Estas cirugías son necesarias cuando la enfermedad periodontal está en fase avanzada. Esto ocurre cuando se infecta la raíz del diente, logrando que se afloje y empezando a incomodar al paciente. Las principales intervenciones quirúrgicas relativas a este problema son el colgajo gingival, la gingivectomía y la gingivoplastia.

  • Cirugía de injerto de hueso

La cirugía de injerto de hueso es una intervención quirúrgica llevada a cabo por especialistas en cirugía oral o maxilofacial con el objetivo de ayudar a regenerar el hueso perdido. Este procedimiento es necesario en algunos casos de colocación de implantes, entre otros tratamientos.

  • Cirugía de muelas del juicio

La extracción de muelas del juicio es una de las cirugías dentales más habituales en el día a día de cualquier clínica dental. Estas muelas suelen aparecer en un lugar complicado y la mayoría de pacientes sienten dolor cuando están saliendo. Por ello, conviene extraerlas en cuanto empiezan a dar problemas para evitar que el dolor empeore y también que genere movimiento en las piezas dentales.

  • Cirugía de elevación de seno maxilar

La cirugía de elevación de seno maxilar es una intervención destinada a la recuperación de la altura ósea perdida en una zona concreta. Hay diversas técnicas en función de la altura ósea que exista, sea con injerto de hueso o sin él. El especialista en cirugía será quien decida si el procedimiento es necesario para poder poner un implante dental.

  • Cirugías periapicales

También conocida como apicectomía, la cirugía periapical es un procedimiento quirúrgico que consiste en eliminar una infección que afecta a la raíz de un diente y a los tejidos adyacentes. Este tipo de intervención se lleva a cabo cuando han fracasado otros tratamientos como la endodoncia, pero también cuando es imposible acceder al extremo final de la raíz, cuando existen falsos conductos en la pieza dental o cuando alguno de éstos se ha fracturado.

¿Qué cuidados se deben tomar luego de una cirugía bucal?

Después de cualquier tipo de cirugía es importante seguir recomendaciones que aseguren una recuperación más satisfactoria. En relación a la cirugía bucal, es fundamental seguir las recomendaciones de los especialistas estrictamente. Sin embargo, estos son algunos cuidados que se suelen indicar a nivel general:

  • Sangrado: Es de esperarse un sangrado leve durante el primer día. Si el sangrado es excesivo, pon un cojín de gasa doblado o una bolsita de té humedecida sobre la herida y procede a morder por 30 minutos, con presión constante. Asume una posición semi-vertical usando un par de almohadas. Si el sangrado no se detiene, lo más recomendable es contactar con el cirujano para que te indique las instrucciones que debes seguir.
  • Dolor e infección: Por lo general, después de una intervención hay un poco de dolor y en ciertos casos, se presenta infección. En cualquiera de los casos es el especialista el que indicará qué tipo de medicamento debe consumir. No automedicarse es fundamental.
  • Hinchazón: Para disminuir la hinchazón se recomienda aplicar frío en la zona con intervalos de 20 minutos, es decir, 20 minutos de frío y dejar descansar por otros 20. Continúa con estos intervalos por las siguientes 24/48 horas según cómo te sientas. La hinchazón máxima debe ocurrir entre el segundo y tercer día postoperatorio y disminuir lentamente después de eso.
  • Dieta: El día de la cirugía se recomienda una dieta líquida o una dieta en la que no tenga que masticar, y después se recomiendan comidas suaves que sean altas en vitaminas y proteína por varios días. Durante los primeros días es fundamental aumentar el consumo de líquidos. Reanuda gradualmente tu dieta normal luego de las 48 horas siguientes a la intervención
  • Higiene Oral: El día siguiente a la cirugía, se puede enjuagar la boca suavemente con una solución de agua tibia salada (½ cucharadita de sal por cada medio vaso de agua tibia) después de cada comida y a la hora de acostarse. No utilices enjuagues bucales de peróxido de hidrógeno. Los dientes se deben cepillar evitando la zona trabajada durante la intervención.
  • Fumar: Consumir cualquier tipo de tabaco puede causar sangrado y retrasar la cura, por ello se aconseja no fumar por los 3 días siguientes a la cirugía.
  • Descanso: Evitar el esfuerzo excesivo y descansar adecuadamente. Generalmente se recomienda evitar deportes, ejercicio, y actividad vigorosa por lo menos 2-3 días.
  • Cuidado Dental: Normalmente es mejor evitar el cuidado dental rutinario u opcional (incluyendo las visitas de ortodoncia o de higiene) por aproximadamente 2 semanas después de la cirugía a menos que el especialista indique lo contrario.
  • Infección: Los síntomas de infección incluyen aumento de dolor e hinchazón después de 3 días, rojez, calor, drenaje de pus, olor fétido, y fiebre. Si esto sucede es fundamental contactar con el especialista y asistir a una consulta de emergencia para serevaluado nuevamente.
  • Visitas Post-Operatorias: Asistir a las citas programadas luego de la cirugía es fundamental para el proceso de recuperación, pues así se sabrá el estado de la herida, así como también los avances en relación al malestar de los días posteriores a la intervención.

La información es poder y estar bien informado en relación a los procedimientos a los que seremos sometidos para mejorar nuestra salud -en cualquier rama de la medicina- es fundamental.

Por ello, es necesario elegir un dentista con el que nos sintamos cómodos y que esté dispuesto a explicarnos los por qué de cada tratamiento que se debe realizar. La comunicación y la resolución de dudas es fundamental para que el paciente vaya venciendo los temores propios de asistir a una consulta odontológica y mucho más cuando se trata de intervenciones como las cirugías bucales o los tratamientos de larga duración, como la ortodoncia.

Atender la salud bucodental de forma prioritaria es necesario para tener una salud integral óptima, por lo que es muy importante contar con profesionales que nos hagan sentir seguros y protegidos durante los tratamientos a los que debamos ser sometidos.

Comparte este artículo
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Últimos artículos