The World Votes

¿Cómo utilizar la música para que los niños aprendan inglés?

En el intento de que los niños aprendan el idioma inglés desde temprana edad, los profesores y padres cuentan con una variedad de herramientas que pueden aplicar para que estos lo hagan de forma divertida y a veces casi sin darse cuenta, como cuentos, juegos, actividades prácticas y las famosas canciones en inglés.

En el intento de que los niños aprendan el idioma inglés desde temprana edad, los profesores y padres cuentan con una variedad de herramientas que pueden aplicar para que estos lo hagan de forma divertida y a veces casi sin darse cuenta, como cuentos, juegos, actividades prácticas y las famosas canciones en inglés.

Y es que la música puede llegar a ser un excelente aliado en la enseñanza de un idioma, ya que hará que los niños se interesen por la actividad, se sientan motivados, aprendan nuevo vocabulario, desarrollen el oído y mejoren su pronunciación.

Si quieres saber todos los beneficios que trae la música dentro del aprendizaje del inglés y como usarla a tu favor, sigue leyendo.

Aprender cantando

La música puede llegar a convertirse en una excelente actividad para la enseñanza de un idioma, ya sea en casa o en el contexto académico, esto porque nos permite trabajar variedad de aspectos del aprendizaje de una segunda lengua y porque a los niños les encanta la música.

Preparador de Oposiciones de Inglés, especialista en materia, nos cometa que, también, para el profesor es una herramienta fácil de utilizar, ya que hoy e día puede encontrar variedad de canciones que se adaptan al contenido que se quiere impartir y con el vocabulario que se quiere dar, y no tiene  que pasar por el reto de motivar a los alumnos por la actividad, ellos responderán de forma positiva por sí solos.

Así es muy común que encuentres a un grupo aprendiendo los animales de la granja con la canción del viejo Mc Donald.

Ventajas de usar las canciones para aprender inglés

Utilizar la música como estrategia de enseñanza nos ofrece las siguientes ventajas:

  •  Es una manera divertida de aprender un idioma. La música como actividad académica es mucho más divertida y motivadora que muchas otras técnicas. Con la música los alumnos se sienten alegres, se animan a  aprender la letra y a bailar.
  •  Te permiten mejorar tu pronunciación. Escuchar música en inglés, te permite concentrarte en cómo se pronuncian las palabras, y mejorar tu acento.
  •  Aprendes vocabulario. Al seleccionar canciones que contengan el nuevo vocabulario que se quiere enseñar, el alumno lo terminará aprendiendo por repetición y al aprenderse la letra, de forma casi intuitiva y muy divertida.
  •  Las canciones te permiten aprender sobre la cultura de los países de habla inglesa. La música, además de enseñarnos nuevo contenido y vocabulario sobre la lengua inglesa, también reflejan un poco de su cultura, ya que nos permitirá entrar en contacto con estilos, cantantes y grupos procedentes de distintos países de habla inglesa.
  • Trabaja todos los tipos diferentes de inteligencia. La música será de utilidad para los alumnos que aprenden escuchando, que aprenden experimentando, que aprenden jugando, etc.
  • Permite el conocimiento en contexto. La música le enseñará al alumno en que contextos aplicar el nuevo vocabulario que están aprendiendo por lo que entenderán su importancia a medida que lo van a aprendiendo a hablar.
  • Ayuda a la memorización. El alumno aprende repitiendo la canción que le gusta una y otra vez.
  • Desarrolla el área artística. No solo ayuda al alumno a  conectarse con sus habilidades para el habla del idioma inglés, sino también con sus habilidades artísticas y musicales.

¿Por qué es posible aprender inglés con música?

Ya vimos toda la magia que sucede cuando colocamos una canción en inglés para nuestros niños, ahora te explicaremos por qué pasa esto:

  • Enseña un lenguaje cotidiano y coloquial

Las canciones suelen tener un lenguaje actualizado y coloquial, que es sencillo de aprender y además, es de utilidad si de verdad nos queremos comunicar con alguien de habla inglesa.

  • Ayuda a familiarizarse con la pronunciación

Son una excelente herramienta para enseñar el idioma inglés, ya que al escucharlas estamos adiestrando nuestro oído y estamos aprendiendo la correcta pronunciación de las palabras en inglés, permitiéndonos también conocer el ritmo y el tono que se usa al hablar en este idioma.

  • Permite recordar mejor el vocabulario

Gracias a las melodías y la repetición empleada en las canciones, estas suelen quedarse grabadas muy rápido en la mente de los niños. Asimismo, se quedan grabados también el vocabulario y las expresiones que queremos que se aprenda.

  • Permite asociar el aprendizaje con buenas experiencias

Si introducimos el nuevo idioma a través de actividades que a los niños les gusten y que en verdad disfruten, estaremos logrando que le asocien con emociones positivas, de disfrute, de alegría y que por lo tanto, se conecten con el idioma y se sientan motivados y dispuestos a aprenderlo. Si esto se logra, el alumno aprenderá con más facilidad el contenido, ya que se habrá logrado lo más importante, la disposición.

¿Cómo utilizar la música para aprender inglés?

Si quieres introducir la música como una actividad para enseñanza del inglés, te recomendamos seguir los pasos a continuación:

  • Define el objetivo que quieres enseñar. Lo primero que debes elegir es el objetivo de la canción, si es la enseñanza de nuevo vocabulario, la pronunciación, , un tema, etc., de forma que podamos escoger aquella pieza que contenga lo que queremos.
  • Analiza todo lo que puedes obtener de la canción. Además del contenido, debemos ver que más le puede sacar el alumno a la pieza, puede ser el ritmo, la emoción que transmite, el cantante u otros elementos que le permitan apreciarla de verdad.
  • Que sea una canción que guste. Un aspecto muy importante es elegir una pieza musical que de verdad nos guste y que les pueda gustar a nuestros alumnos de forma que haya un verdadero interés en disfrutarla y que, incluso, quieran escucharla fuera del contexto académico.
  • Enseña la letra. Busca una canción que tenga una letra fácil de aprender de acuerdo a cada nivel y proporciónales la letra, ya sea que la escribas en la pizarra, o que aparezca en el video de la canción.
  • Que el alumno entienda que dice. No solo se trata de repetir como máquinas la canción, es importante que el alumno entienda que dice la canción, ya sea porque el video de la misma les permita relacionar lo que se canta con imágenes o porque tu les expliques de que trata cada estrofa.
  • Escucha pasiva y participación proactiva. Es importante que definas de que forma participar cuando coloques la canción en la clase. Primero, debe haber un momento de escucha de la canción en la que la presentes y los alumnos la escuchen por primera vez, viendo el video de la misma y entendiendo que significa y el vocabulario que esta contienen. Luego, podrás pasar a invitarlos a participar en la canción, enseñándole la letra, practicando algún baile, pidiéndoles que la canten estilo karaoke en grupos, haciendo alguna puesta teatral; la imaginación es el limite.
  • Elige una sola técnica para trabajar con cada canción. Como explicamos en el punto anterior, existen cientos de técnicas para utilizar canciones en clase, pero no las podemos aplicar todas a la vez, porque más bien les confundiríamos. Lo que tenemos que hacer es elegir la que mejor vaya con nuestro objetivo y el tipo de canción.
  • Estira la actividad varios días. Es bueno que organices la actividad de forma que te tome varios días, en el primero puedes repetir la canción para que los niños la vayan internalizando, en la segunda clase puedes hacerlos repetir y repetir la letra hasta que se la aprendan; en el tercero puedes ponerlos a mostrarte que tanto se la saben solos, y por último puede montar un baile o una escenificación.
  • Utiliza el lenguaje corporal. Es muy importante que hagas gestos que apoyen el contenido de la canción y su intención en todo momento, ya que el lenguaje corporal será muy importante para que estos entiendan y se sientan motivados a prestar atención.
  • Busca inspiración. Si no tienes mucha idea de como sacar el mejor provecho de la música para enseñar el inglés, no hay problema porque hay cientos de sitios en Internet que te ayudarán a hacerlo. Para encontrarla canción indicada tienes plataformas como Spotify, incluso, algún sitios especializados con canciones para que los  niños aprendan, o está YouTube, que además trae videos muy llamativos y bailes y letras. Mientras que, si de ideas para aplicarla se trata, también encontrarás cientos de autores dándote actividades que te sirvan de inspiración, como, por ejemplo, en el blog de Gonzalo Abio.

En fin, la música  nos gusta a todos, nos motiva, nos hace pararnos de nuestra silla y volvernos personas activas, por lo que no es descabellado que a través de ella, sus ritmos y sus mensajes, podamos aprender una nueva lengua, su vocabulario y su pronunciación. Todo tiene que ver con la selección  de la pieza perfecta, esa que tenga el contenido necesario y que sientas que va a hacer que los niños la repitan sin parar y que los haga alocarse cada vez que la escuchan. Verás que no te costará hacer que la coreen y que hasta la canten en el coche de camino a casa o mientras estén sin nada que hacer por la casa.

Comparte este artículo
Facebook
Twitter
LinkedIn
Últimos artículos