The World Votes

7 trucos para una mudanza exitosa

Enfrentarse a una mudanza es una tarea que puede resultar agobiante. A veces, trasladar todas las pertenencias de una casa a otra, se nos hace difícil y no es hasta ese momento que te das cuenta de la cantidad de cosas que hay que empaquetar. Por eso, en este artículo hemos reunido algunos trucos para hacer de una mudanza una tarea más llevadera.

Enfrentarse a una mudanza es una tarea que puede resultar agobiante. A veces, trasladar todas las pertenencias de una casa a otra, se nos hace difícil y no es hasta ese momento que te das cuenta de la cantidad de cosas que hay que empaquetar.

Por eso, en este artículo hemos reunido algunos trucos para hacer de una mudanza una tarea más llevadera.

  1. Antes de empaquetar, haz limpieza

El primer paso antes de comenzar cualquier mudanza es hacer limpieza de todas tus pertenencias. Debes tirar todo aquello que ya no usas, ya no te gusta o ya no funciona. Porque por pocos artículos que sean supondrán menos espacio que ocupar en las cajas de la mudanza y también tiempo, al tener que transportar menos artículos.

Además, seguro que te sorprendes, pero al vaciar una vivienda aparecen muchos artículos que ni siquiera sabías que existían. Y si están en buen estado incluso puedes sacarte unos cuantos euros vendiéndolos en plataformas de segunda mano como Wallapop.

  1. No vacíes todos los cajones

En una mudanza hay que intentar ser lo más práctico posible. Por ejemplo, en el caso de cajoneras con ropa u otros armarios con objetos no pesados ni duros te puedes limitar a protegerlos y meterlos en el camión de mudanzas tal cual. Es cierto, que esto hará que los muebles sean más pesados, pero respecto al espacio será una gran ventaja. Y hay que tener claro que en una mudanza, el espacio es dinero y menos tiempo.

De todas formas, a las malas, si el mueble llega a pesar mucho, siempre se puede transportar por separado cada uno de los cajones. Eso sí, bien protegidos y embalados. Además, esta opción tiene dos ventajas: harás uso de menos cajas y a la hora de colocar los artículos te será más fácil localizarlo todo.

Eso sí, hay que evitar que los artículos sean demasiado duros porque pueden rayar el interior de los muebles o incluso provocar golpes grandes.

  1. Usa bolsas de basura para guardar cosas

Usa bolsas de basura para empaquetar ropa de cama, almohadas, peluches, mantas, ropa… Estas bolsas te vendrán muy bien para rellenar espacios muertos en el camión o el vehículo de la mudanza.

Además, las bolsas con artículos blandos se pueden utilizar también de amortiguador para muebles y otros artículos delicados. Así, en caso de movimiento brusco los muebles no se golpearán directamente con el vehículo. Aunque también se pueden usar otros materiales con esta finalidad. “Para proteger los muebles durante el transporte se puede utilizar cartón o plástico de burbujas”, indican desde Transportes Mediterráneo, empresa con más de medio siglo de experiencia en transporte y logística del mueble.

Respecto a las bolsas de basura no te debes olvidar de cerrarlas bien. Si no disponen de cierre puedes emplear cinta de embalar. Y por último, no te debes olvidar de etiquetar cada bolsa con rotulador permanente indicando lo que hay en su interior.

  1. Pinta o reforma antes de mudarte

Si tienes pensado darle una mano de pintura a tu nuevo hogar, no lo dudes. Mejor hacerlo antes de transportar todos los muebles y enseres. El motivo más simple es que se hace más fácil pintar una casa vacía que una llena de muebles.

No obstante, si tienes pendientes otras tareas como cambiar el suelo o reformar cualquier zona de la casa, será mejor que lo hagas también antes de empezar la mudanza. Porque ahorrarás tiempo y problemas. Además, una vez que te mudes ya podrás disfrutar por completo de tu nueva vivienda.

  1. Contrata con tiempo los servicios de telefonía e Internet

Dependiendo de donde esté ubicada tu nueva casa habrá más o menos opciones de proveedores de servicios de telefonía e Internet. Si tienes distintas opciones, debes tomarte tu tiempo a la hora de decidir con qué servicios o compañía te vas a comprometer. Además,  puede ocurrir que la compañía que tenías en tu anterior residencia y con la que estabas contento ahora no ofrezca buena cobertura en tu nuevo domicilio.

Pero independientemente de la empresa que escojas es importante que lo hagas con tiempo. Porque puede que haya que instalar el router o hacer algún tipo de instalación por parte de un técnico. Y entonces el proceso para poder disponer de Internet se puede retrasar durante unas semanas. Y seguro que agradecerás disponer de Internet una vez que te mudes para poder navegar libremente por la red y disfrutar de tu televisión inteligente o de diversos momentos de ocio.

  1. Cuenta con tener que hacer nuevas adquisiciones

Cada casa tiene particularidades distintas. Por lo que, seguramente, debas hacer compras nuevas. Por ejemplo, imagina que tu anterior casa contaba con una isla en medio de la cocina, con taburetes altos en los que te sentabas para tomar el desayuno y ahora llegas a tu nueva casa y tiene una mesa con tan sólo un par de sillas. Tus taburetes no sirven para ahí porque son demasiado altos, pero necesitas al menos un par de sillas más por si en alguna ocasión tienes invitados en casa.

Así, puedes aprovechar para comprar con tiempo todos los muebles o artículos que necesitas en la nueva casa. Pero también para vender, donar o tirar todo lo que ya no vayas a necesitar.

  1. Date tiempo para hacerte a la nueva situación

Los nuevos comienzos siempre son algo difíciles por lo que es recomendable que liberes un poco tu agenda y te tomes tiempo para adaptarte a la nueva vivienda. Sobre todo si se trata de una familia con niños o mascotas. Date un tiempo (al menos una semana) para disfrutar de la vivienda, asumir el nuevo cambio y hacerte a él.

En resumen, estos son los principales trucos que te serán de gran ayuda para hacer de tu mudanza un proceso rápido y exitoso. Pero sobre todo, ármate de mucha paciencia para poder asumir cualquier tipo de inconveniente o de problema que pueda surgir durante el proceso. Porque es lo más normal.

Comparte este artículo
Facebook
Twitter
LinkedIn
Últimos artículos