La salud bucodental durante el embarazo

El embarazo implica una serie de cambios orgánicos y de conducta en la madre que pueden traer algunas consecuencias a nivel bucal, provocando un mayor riesgo de caries y de enfermedad de las encías, entre otras afecciones. Además que las mujeres embarazadas suelen tener ciertas dudas sobre los cuidados bucodentales que deben llevar durante esta etapa. Por ello, cuando la mujer planee quedar embarazada o sepa de su embarazo, debería solicitar una visita de revisión con su odontólogo para preguntar cualquier duda, hacerse una revisión general y tratar cualquier patología a tiempo.

Durante dicha  evaluación el médico hace una valoración de los posibles riesgos de un embarazo, teniendo en cuenta los antecedentes genéticos, la edad, las enfermedades y cirugías practicadas previamente.

El médico realiza un examen físico y estudios de laboratorio, y brinda asesoría valiosa para mejorar las posibilidades de éxito durante la concepción y el embarazo. Siendo en ésta consulta donde se debe solicitar la interconsulta con el odontólogo para la valoración del estado bucal de la futura madre por dicho especialista.

Así mismo, esta consulta busca conocer el estado de salud bucal antes de la concepción, con el fin de que el odontólogo diagnostique y trate aquellas enfermedades presentes en la cavidad bucal, en ese momento y haga las recomendaciones de cuidado bucal pertinentes a los futuros padres.

Es muy importante que cuando una mujer planee un embarazo realice todos los procedimientos necesarios para que sus condiciones bucales sean las óptimas desde el inicio de la gestación hasta su término.

Así que uno de los factores hacia los que hay que tomar conciencia para expandir este tipo de conducta de responsabilidad con nuestra salud es que la mayoría de las mujeres suelen quedar embarazadas sin saberlo, impidiendo esta planificación tan necesaria antes de la gestación. Así, se ha demostrado una asociación entre la falta de cuidados prenatales y el incremento en las tasas de morbilidad perinatal y fetal la cual viene íntimamente ligada a la baja asistencia a la consulta dental durante el embarazo.

El equipo profesional en salud dental de la Clínica Dental Dra. Cachero nos comenta los principales aspectos de la salud bucal a los que hay que prestarle especial atención durante el embarazo y aclara algunas dudas sobre la salud dental en esta etapa.

El embarazo y los dientes de la madre

Lo principal y más importante es que durante el embarazo mantengas una correcta higiene oral y sigas una dieta equilibrada. Esto porque, contrariamente a las creencias populares, el bebé no obtiene el calcio de los dientes de su madre. Así que cuando el bebé necesita calcio, lo obtiene a través de la dieta o de los huesos de la madre, pero nunca de sus dientes.

Además, podría pasar que comencemos a desarrollar un mayor riesgo a las caries por las siguientes razones:

  • Un descuido de tu higiene oral con el consiguiente acúmulo de placa bacteriana; ya que las bacterias de la placa dental utilizan el azúcar que comes y no remueves bien con durante el cepillado para producir ácidos que atacan el esmalte de tus dientes provocando caries.
  • Cambio de los hábitos dietéticos y horarios. A medida que tu abdomen aumenta de tamaño empiezas a comer pequeñas cantidades de comida con más frecuencia. Justamente es aquí cuando debes evitar comer alimentos dulces y/o de consistencia pegajosa (chucherías, zumos envasados, refrescos, bollería…)
  • Vómitos asociados al embarazo o reflujo del ácido del estómago. En la mayoría de los embarazos los vómitos comenzarán a ser más frecuentes y  el ácido del estómago podría provocar una erosión del esmalte del diente volviéndolo más susceptible a la caries.

El embarazo y la gingivitis

Los cambios hormonales que acompañan al embarazo favorecen la aparición de gingivitis, la cual se trata de una inflamación y enrojecimiento de las encías que puede provocar dolor generalizado de la boca y una mayor tendencia al sangrado.

Los problemas de las encías aparecen a menudo durante el segundo mes del embarazo, suelen ser máximos en el octavo mes y mejoran tras el parto. Además que si antes del embarazo ya tenías problemas gingivales o enfermedad periodontal, probablemente se agraven.

Durante el segundo trimestre también puede aparecer un “granuloma del embarazo” que es una lesión abultada localizada en la encía y que sangra con facilidad. La mayoría disminuyen de tamaño o desaparecen tras el parto.

Si es verdad que los cambios hormonales del embarazo no podemos controlarlos, lo que si podemos hacer es  evitar el resto de factores que provocan gingivitis cepillando nuestros dientes todos los día para eliminar la placa dental y el sarro; además de ir a consulta con el dentista para chequeos de rutina.

Tratamiento dental y radiografías durante el embarazo

Este es un tema que genera muchas dudas en las mujeres embarazadas, pero la verdad es que el embarazo no es una enfermedad por lo que la embarazada puede recibir el tratamiento dental que precise.

Durante el primer trimestre se suelen realizan sólo tratamientos de urgencia, ya que es durante el primer trimestre cuando se van a formar las estructuras principales, tales como el Sistema Nervioso Central con el cerebro, el corazón y el Sistema Vascular, etc…

El segundo trimestre suele ser el momento ideal para realizar cualquier tratamiento dental, no existiendo ningún problema en utilizar anestesia local para asegurar la analgesia durante el tratamiento. Además que el odontólogo cuidará de usar fármacos anestésicos que no afectaran al bebé.

En cuanto al examen radiográfico, el haz de rayos radiográficos no va dirigido hacia el abdomen y la cantidad de radiación que se produce es pequeña, por lo que podrán realizarse radiografías dentales durante el embarazo siempre y cuando se ponga un delantal de plomo que cubra el abdomen de la embarazada y proteja al bebé.

En el último trimestre del embarazo puede resultar molesto el permanecer sentada en el sillón dental durante un período prolongado de tiempo y es por ello que se procura evitar la realización de tratamientos largos, aunque no existe ningún otro inconveniente en practicar tratamientos dentales.

Eso sí, no está recomendado el uso de óxido nitroso durante el primer y tercer trimestres del embarazo ya que podría estimularse la musculatura uterina y favorecer la aparición de abortos espontáneos, durante el primer trimestre, y la aparición de contracciones con riesgo de parto prematuro, durante el tercero.

Finalmente, es muy importante que si existen antecedentes de partos prematuros se evite el tratamiento dental durante los últimos meses.

El embarazo y la herencia de patologías dentales

Algunas mujeres se preguntan si sus bebés heredarán, por ejemplo, su tendencia a sufrir de caries. A esto, los expertos explican que la aparición de la caries está asociada a diferentes factores: dieta rica en azúcares, mala higiene oral, el tipo de bacterias presentes en la boca y la susceptibilidad de la persona. Por lo que hay mucho que puedes hacer para evitar que las caries le sean un problema recurrente.   

El embarazo y la prevención

Como dijimos anteriormente, la mejor manera de que las mujeres embarazadas prevengan problemas de salud bucodental como  la caries y la gingivitis es mantener sus dientes y encías limpias. 

Para prevenir los problemas bucodentales durante la gestación hay que mantener más que nunca una adecuada higiene dental, con un correcto cepillado, junto con el hilo dental y el colutorio. Para esto, deben cepillarse con crema o pasta dental con flúor dos veces al día, utilizar el hilo dental una vez al día y asistir a limpiezas con un especialista. Además, evitar los alimentos que son altos en azúcar también ayuda.

A veces pasa que las mujeres embarazadas se sensibilizan hasta el extremo de que el sabor de su pasta de dientes o del colutorio habitual les hace sentir náuseas, dejando que el problema afecte a la higiene dental. Sin embargo esto no debe ser un obstáculo.  En estos casos, hay que cambiar de producto hasta encontrar el que no produzca ese efecto y así seguir con una limpieza efectiva.

Hay que resaltar que estas visitas regulares al dentista son fundamentales para detectar a tiempo cualquier debilidad o problema. Además, la limpieza bucal completa que practican los especialistas ayuda a eliminar la placa bacteriana y el sarro, siempre que se repita también en el segundo trimestre del embarazo.

Hay que tener en cuenta, que si durante el embarazo  se rompe algún diente, lo mejor será esperar hasta después del parto para tratar el problema, más que nada para evitar posibles complicaciones.

En el caso que la caries sea un problema que ya esté presente, la única forma de frenarlo es por medio de un tratamiento en el consultorio del dentista, el cual podrás realizarte sin ningún riesgo para tu salud o al del bebé.

Finalmente, es importante resaltar que la salud de tu boca contribuye en gran manera a la salud general de todo tu cuerpo. En realidad, los dientes y las encías poco saludables frecuentemente se encuentran en combinación con enfermedades de corazón y otras enfermedades que hasta pueden poner en riesgo la vida. Debes cuidar la salud de tu boca para tener un cuerpo y un embarazo sano.

Deja una respuesta