Deporte y salud bucodental

Según informe científico elaborado por la la Sociedad Española de Periodoncia y Osteointegración, existe relación entre una mala salud bucodental y periodontal, y un menor rendimiento deportivo, y de la misma forma, el deporte influye en la salud bucodental, según afirma el Dr. David Herrera, presidente de SEPA y profesor de Periodoncia en la Universidad Complutense de Madrid.

El deporte, como parte de un estilo de vida que apuesta por el equilibrio y la salud, está asociado con una mejor salud bucodental, pues se ha demostrado que produce un efecto antiinflamatorio y permite mejorar el sistema inmunológico. Estudios científicos internacionales indican que los que utilizan su tiempo libre para practicar deporte tienen menos riesgos de procesos inflamatorios que puedan propiciar la aparición de enfermedades como la periodontitis, por lo que la práctica deportiva regular y moderada previene enfermedades de las encías, habiéndose establecido, incluso una relación entre la obesidad, la buena salud física y la periodontitis, y así las personas con un índice de masa corporal más bajo y que consumen más cantidad de oxígeno durante la práctica deportiva, tienen mejor salud periodontal.

Se ha establecido igualmente que una mala salud bucodental puede inducir una inflamación sistémica, que afecta a la salud en su conjunto, a todo el cuerpo, generando una situación que puede incluso desarrollar enfermedades cardiovasculares, diabetes, problemas respiratorios, o partos prematuros. En cuando al rendimiento deportivo, la periodontitis se relaciona con mayor riesgo de aparición de contracturas, fatiga muscular y recuperación más lenta de las lesiones musculares que se producen con la práctica deportiva. El deporte de élite puede implicar riesgo de enfermedades bucodentales, que afecten al rendimiento deportivo, por ello se aconseja a los deportistas que se realicen revisiones bucodentales frecuentes, puesto que si se previenen con hábitos saludables, tendrán una solución fácil y duradera, y no se debe menospreciar el cuidado de la boca del deportista, de ello depende parte de su éxito profesional. Además, un exámen exhaustivo de la cavidad oral del deportista permitirá una optimización de su futuro rendimiento en competición, y aportará información valiosa sobre su estado de salud general. Desde los foros del conocimiento universitarios, acreditados doctores instan a los equipos técnicos que gestionan la actividad y la salud de los deportistas de alta competición a realizarles una valoración de su salud bucodental al inicio de sus temporadas deportivas. Recientes estudios revelan que la salud bucodental de los deportistas de élite no es la más adecuada, con la prevalencia de traumatismos, caries dentales, erosiones, problemas oclusales, bruxismo, periodontitis y entre el 5 – 18% de los deportistas incluidos en estos estudios reconocían que sus problemas de salud bucodental o traumatismos podrían haber influido negativamente en su rendimiento deportivo.

Factores que influyen en la mala salud bucodental de los deportistas

  • Nutrición, consumo frecuente de carbohidratos y bebidas energéticas ácidas.
  • Cambios psicológicos, que producen una disminución de la salivación, sequedad de la boca.
  • Alteración de los mecanismos inmunológicos por la deshidratación, boca seca y entrenamiento intensivo.
  • Falta de medidas de prevención eficaces.
  • Aumento de la tensión y el estrés, responsables de muchas contracturas mandibulares.
  • Malos hábitos en cuanto a salud bucodental.

Uno de los problemas más notables dentro de los que afectan a la salud dental del deportista está el bruxismo, favorecido por la tensión que normalmente deben soportar, que les produce desgaste dentario, hipersensibilidad dental, fracturas dentales, dolor y pérdida de piezas dentales.

La caries dental y la enfermedad periodontal son otras de las afecciones importantes de los deportistas, en parte debido a las dietas que siguen en la que se incluyen muchos hidratos de carbono, bebidas isotónicas, batidos, zumos azucarados, -todos ellos con azúcares añadidos- y a que determinadas especialidades deportivas controlan estrictamente el peso del atleta, lo que a veces puede conllevar trastornos alimenticios, que acaban afectando a la salud general y al rendimiento del deportista. Para evitar todos estos problemas en un plazo más o menos largo, es de la mayor importancia que el deportista reciba cuidados bucodentales especiales desde el comienzo de su carrera deportiva.

Algunos cuidados específicos de higiene bucodental si haces deporte

Para la caries dental, se deberá reducir la frecuencia en la ingesta de carbohidratos, y alternar el agua con las bebidas isotónicas. Hacer un cepillado y limpieza interdental diarios, usando un dentífrico que contenga una cantidad suficiente de flúor.

Para la enfermedad periodontal, será necesario cambiar las costumbres higiénicas, para lograr la eliminación efectiva de a placa dental, usando como hemos dicho antes cepillo dental y limpieza interdental, y abandonar el hábito del tabaco.

Para prevenir erosiones dentales, reducirás la frecuencia de comida y las bebidas ácidas y energéticas, no reteniéndolas en la boca más de algunos segundos, evitando que tengan mucho contacto con los dientes. Los dentífricos con fluoruro de estaño son los más eficaces para prevenir los efectos efectos de la acidez y el exceso de glucosa de las bebidas energéticas.

Una inadecuada salud oral, según nos informan desde el Consejo General de Dentistas de España, conlleva riesgos para el deportista, ya que una maloclusión puede ser el origen de determinados problemas posturales que afectan a su rendimiento. También se indica que determinadas tendinitis y mialgias están producidas por infecciones bucodentales, o como por ejemplo una fractura mandibular, en deportes de contacto, puede estar producida por una muela del juicio retenida. Por todo ello, el Consejo de Dentistas considera fundamental que todo aquel que practique deporte de manera continua visite a su dentista periódicamente para asegurarse una buena salud bucodental.

Los deportistas están muy expuestos a traumatismos e impactos durante la práctica deportiva, de distinta gravedad. Cualquier impacto en la cabeza o región de la mandíbula puede desencadenar problemas en la articulación temporomandibular. En estos casos, lo más recomendable es usar un protector bucal hecho a medida por su odontólogo, se ajusta a la perfección y puede cubrir todos los dientes, asegurando una óptima protección. Esta es la ventaja de los protectores realizados a medida, frente a los termoadaptables o prefabricados, que no ofrecen la misma resistencia ni comodidad de uso.