Durante el embarazo, controla tu salud bucodental

Mucha gente se piensa que cuando una persona está embarazada, está enferma. Hay que intentar que no hagan nada, que no se esfuercen, etc. Es la típica frase de “estoy embarazada, no enferma”. Sin embargo, es cierto que en el periodo de gestación hay que llevar a cabo una serie de precauciones para que todo vaya sobre ruedas. Y hay un aspecto que parece que se olvida, y que hay que tener muy en cuenta. Cuando se está embarazada, hay que cuidar la salud bucodental, es decir, nuestros dientes.

 Durante el proceso del embarazo, las mujeres experimentan cambios hormonales que  hacen que aumente la  predisposición a la aparición de ciertos cuadros inflamatorios en las encías como pueden ser el Granuloma o la Gingivitis del embarazo. Por eso, ha que ponerse en manos de profesionales. En el primer caso, “se producen unos nódulos rojos inflamados en las encías que sangran con mucha facilidad y de manera intensa”, nos cuentan desde clínica dental José Luis Cano . Normalmente se eliminan tras el parto.  En la Gingivitis del embarazo, nos encontraremos ante unas encías inflamadas y sangrantes de forma generalizada en toda la boca. Suele desaparecer tras el embarazo.

Para evitar que estas cosas pudieran surgir a lo largo del período de gestación,  es muy recomendable acudir a las clínicas dentales. Igual que tienes tu cita con la matrona, tienes que solicitar las citas con tu dentista. Ellos te avisarán sobre las técnicas de control de la placa bacteriana (cepillado, seda dental y colutorio adecuado) además de una revisión durante el segundo trimestre de embarazo. Con todo esto, puedes estar tranquilo porque conseguirás no adquirir ninguna enfermedad.

Hay muchas teorías que dicen que el embarazo pone en peligro los dientes de las mujeres. Pues no hay que alarmarse, pero es cierto que puede pasar. De ahí que es muy importante que durante el embarazo, la mujer mantenga una correcta higiene oral y siga una dieta equilibrada. Solo con estas premisas conseguirás no tener sustos.

Ojo con las creencias populares

Las creencias populares, esas por las que a veces nos guiamos y luego descubrimos que eran bulos, dicen que el bebé obtiene el calcio de los dientes de su madre. Pues no es verdad. Cuando el  pequeño necesita calcio, lo que hace es obtenerlo a través de la dieta o de los huesos de la madre, pero nunca de sus dientes. Tampoco es cierto el dicho popular de que “cada embarazo me costó un diente”. Ya os lo digo yo que mi madre tuvo seis hijos y tiene todas las piezas intactas.

Descuidos que no hay que tener

Ahora bien, si una embarazada está desarrollando más caries puede ser debido a otros aspectos descuidados.

 Seguro que puedes ser por un descuido de tu higiene oral con el consiguiente acúmulo de placa bacteriana. Las bacterias de la placa dental utilizan el azúcar que comes para producir ácidos que atacaran el esmalte de tus dientes provocando caries. Por eso, es vital la limpieza de los dientes, además de la pasta hay que saber usar el irrigador y luego un enjuague bucal.

A medida que tu barriga aumente de tamaño empezarás a comer pequeñas cantidades de comida con más frecuencia por qué en seguida tendrás sensación de saciedad. Ahora bien, tienes que evitar comer alimentos dulces y/o de consistencia pegajosa. Efectivamente, estamos hablando de las famosas chucherías, zumos envasados, refrescos, bollería, que cuando una mujer está embarazada puede ser una bomba.

 Desgraciadamente, al estar embarazada siempre se producen vómitos provocados por el reflujo del ácido del estómago. El ácido del estómago provoca una erosión del esmalte del diente volviéndolo más susceptible a la caries. Por eso, no vale con lavarte bien la boca, además tienes que tomar algunas medidas. Además, notarás que tienes los dientes más sensibles que nunca.

No olvides de que los cambios hormonales del embarazo no se pueden controlar, pero sí está en tu mano eliminar el resto de factores que provocan gingivitis y que son principalmente: la placa dental (hay que limpiar cada día los dientes) y el sarro (deberás realizar una limpieza de boca con tu odontólogo). Ahora bien, siempre asesorado por un especialista, que en este caso, tiene que ser un dentista de confianza.

Ya has visto que el embarazo no es una enfermedad por lo que la embarazada puede recibir el tratamiento dental que precise. Durante el primer trimestre se suelen realizan sólo tratamientos de urgencia, ya que es durante el primer trimestre cuando se van a formar las estructuras principales, tales como el Sistema Nervioso Central con el cerebro, el corazón y el Sistema Vascular, etc.

Cosas que tienes que saber si viajas al extranjero

Si tienes pensado viajar al extranjero, estas son algunas de las cuestiones básicas que tienes que tener en cuenta. La imagen de un Paco Martínez Soria llegando a la gran ciudad, es algo que se puede repetir cuando viajamos a otros países. Además, si viajas a países con diferentes culturas, es algo que tienes que tener más cuidado. Aquí no vale eso de “prefiero pedir perdón, a pedir permiso”. Cada país tiene su forma de vivir y nos debemos adaptar a ello. Ahora bien, toma nota de lo que tienes que hacer antes de salir.

Viajar informado es viajar más seguro. Aquí te vamos a ofrecer una información útil para cualquier viaje al extranjero. Además de consultar las recomendaciones de viaje específicas para el país o países de destino, es conveniente tener en cuenta los siguientes consejos generales.

El carnet y el pasaporte

El documento básico de viaje es el pasaporte. Excepcionalmente, se puede viajar a algunos países con el Documento Nacional de Identidad. Esto es cuando viajamos a países que pertenecen a la Unión Europea.  Además de contar con la documentación de viaje, muchos países exigen visado. Comprueba si ese es el caso en las Recomendaciones de Viaje. Para obtener el visado, deberás informarte en el Consulado o Sección Consular de la Embajada del país o países de destino acreditadas en España. Hay que tener en cuenta que la tramitación del visado puede exigir documentación complementaria y que el plazo de concesión es el determinado por el país. Por ello conviene tramitar el visado con la suficiente antelación.

Viajar en coche

Para viajar en coche entre países de la Unión Europea  no hace falta pasar por las aduanas. Eso que seguro que a algunos les sonará a chino, pero que si les preguntas a tus padres seguro que lo saben. Otra recomendación es que si no quieres hacer un viaje largo también puedes decir a una empresa de transportes que te lleven el coche allí. Esto viene muy bien cuando son estancias de larga duración. “Dependiendo de la distancia entre la recogida y el regreso, el transporte de vehículos por carretera suele tardar una semana”, explican desde la empresa Transportes Cars.

Dinero

Lleva medios de pago suficientes. Por eso te recomendamos que lleves siempre suficiente dinero para viajar y para hacer frente a posibles imprevistos, idealmente mediante una combinación de diferentes medios de pago. Es conveniente comprobar que en el país de destino es posible utilizar tarjetas de crédito. Pueden ser tu tabla de salud, eso sí, mucho ojo con las comisiones.

Seguros médicos

Son muchas las personas que cuando les ocurre algo en el extranjero lamentan no haber suscrito un seguro médico antes de su viaje cuando tienen que hacer frente a una emergencia médica. Y es que lo de la sanidad pública como conocemos en España, es algo que en otros países no se lleva. El tratamiento médico o la hospitalización en la mayor parte de los países han de ser asumidos por el paciente y pueden llegar a ser muy elevados. Nuestra recomienda es que contrates un seguro médico que tenga plena cobertura en caso de enfermedad o accidente durante el viaje.

Viajar con medicamentos

Si padeces una enfermedad crónica debes llevar contigo la medicación necesaria para todo el tiempo que dure el viaje. Ahora bien, todos los medicamentos, especialmente los que requieren receta, deberán llevarse guardados en el equipaje de mano dentro de sus envases originales con las etiquetas visibles, y como precaución también puede llevarse la medicación por duplicado en el equipaje facturado. Es más, es posible que quizás te puedan pedir hasta certificado de tu enfermedad.

Ya has visto que, como indican desde el Ministerio de Asuntos Exteriores, la mejor manera de viajar seguro es preparar el viaje con la suficiente antelación. Analizar la cultura y las normas de cada país que vas a visitar. Sea cual sea el motivo de tu desplazamiento al extranjero, informarse previamente es fundamental para evitar problemas e, incluso, situaciones de emergencia.

Para evitar problemas durante los viajes la palabra que siempre tienes que tener en tu mente es respeto. Hay que tener respeto el país y a la población local, así como su legislación y sus costumbres. Por ejemplo, en muchos países están gravemente penados tanto el tráfico como el consumo y la posesión de sustancias estupefacientes. No es la primera vez que un español tiene problemas y comienza un largo y penoso proceso contra la justicia de otros países.