Acudir al psicólogo se normaliza en la sociedad actual

La salud es el mayor estandarte del que puede disponer el ser humano. Está claro que, sin ella, nuestra calidad de vida y nuestro bienestar se van a resentir de una manera realmente potente. Tenemos la mala costumbre de solo preocuparnos por nuestra salud cuando notamos que se empieza a desmoronar, y lo cierto es que no tendríamos que llegar a dicha situación. Valorar esos momentos en los que no tenemos ningún problema de este tipo es algo que deberíamos hacer más a menudo. Y mantener todos los cuidados de nuestra salud por mucho que pensemos que ya los tenemos, también.

Seguro que muchos y muchas estáis pensando en algún momento en el que hayáis padecido problemas de salud. Os estaréis acordando de alguna gripe, de alguna lesión muscular o, incluso, del coronavirus, tan tristemente de actualidad. Pero nosotros, en este artículo, queremos ir un poco más allá y hablar de todos esos problemas de salud que no se ven a simple vista y que tienen que ver con la psique humana. Y es que los problemas psicológicos o mentales son tan dañinos como los físicos pero, por desgracia, no suelen estar tan tenidos en cuenta por parte de los ciudadanos y ciudadanas.

Será mejor que hablemos de cifras para que todos y todas tengamos conciencia de hasta dónde llega este problema.

  • La página web oficial de RTVE publicó una noticia indicando que, en el mundo, 1 de cada 4 personas sufría un trastorno de índole mental, para que veáis que este tipo de cuestiones no es tan extraño. Estamos convencidos de que muchas de las personas que os encontráis leyendo estas líneas habéis conocido a alguien que ha tenido que pasar por eso hace no demasiado tiempo. Y es que es tristemente habitual que alguien haya tenido algún problema en este sentido.
  • La misma noticia apunta que, en un país como lo es el nuestro, el 19’5% de la población ha tenido, a lo largo de su vida, algún tipo de trastorno mental y que en la actualidad es un 9% de españoles y españolas quienes lo padecen. Son cifras que lo que nos indican es que, como mínimo, tenemos que tenerle un respeto a todo lo que tenga que ver con nuestra salud mental.
  • Otro artículo, en este caso propiedad de La Vanguardia, indicaba el número aproximado de personas que padecen desórdenes mentales en el interior de nuestras fronteras. Ese número es de medio millón de personas, una cuestión que no es baladí y que deja claro que hay que tener mucho cuidado con todo lo que tiene que ver con nuestra salud psíquica.

La salud mental y psíquica es una cuestión que no valoramos lo suficiente y que incluso, en ocasiones, presenta problemas de los que la persona que los padece no es consciente. Por suerte, poco a poco nos vamos concienciando de la enorme importancia que tiene que dispongamos de una buena salud mental y, por lo menos, ya no vemos el simple de hecho de acudir al psicólogo como una cosa “de locos”. Desde Psiquiatra Dr. Hernández nos han comentado que hasta su consulta ya se acercan personas de toda índole y que esa es la mejor muestra de que se ha normalizado el acudir a un profesional para resolver todos esos problemas que condicionan nuestra vida.

Principales situaciones que generan problemas y desórdenes mentales

Son muchas las situaciones que pueden derivar en la aparición de problemas y desórdenes mentales. Y seguro que muchas de las que vamos a citar a continuación os suenan de algo.

  • Violencia de género. Ni que decir tiene que uno de los elementos más comunes en este campo es el del insulto y el desprecio, además del dolor físico. Todo ello genera, en la persona que sufre este tipo de violencia, la aparición de problemas psicológicos que deben ser tratados con urgencia.
  • Bullying. Se trata de uno de los problemas que más afectan a los jóvenes y que les puede generar una enorme cantidad de trastornos de cara a su desarrollo.
  • La pérdida de un ser querido. Está claro que esta es una de las situaciones más obvias. La muerte de un familiar o la ruptura amorosa siempre son momentos muy complicados en los que nuestra mente está expuesta a todo tipo de daños psicológicos.
  • El trabajo. No por venir en último lugar es el menos importante ni mucho menos. De hecho, podríamos decir que es prácticamente el más habitual de esta lista. El trabajo genera en las personas una enorme cantidad de estrés y ansiedad, factores que terminan derivando en algo mucho peor, como lo es la depresión. Desde luego, combatir este tipo de asuntos no es fácil porque los intereses del trabajador y los de la empresa chocan. Pero una cita con el psicólogo puede hacernos mucho bien para tratar de mejorar nuestro estado de salud en ese sentido.

Deja una respuesta